In This Section      
 

Lo que Johns Hopkins está haciendo con respeto al virus del Zika

Quedan muchas incógnitas por resolver sobre el virus del Zika. No obstante, en Johns Hopkins un buen número de investigadores están estudiando las distintas características de la enfermedad y sus potenciales efectos dañinos para entenderla más a fondo. He aquí algunas maneras en las que los investigadores de Johns Hopkins están contribuyendo a ese cometido:

  • Rita Driggers, directora médica de medicina maternofetal del Hospital Sibley Memorial, hace poco publicó un estudio de casos que destaca los cambios que ocurren en un feto infectado con el virus del Zika. El estudio también revela que, una vez el feto ha sido infectado, el virus del Zika queda en la sangre de la mujer embarazada por más tiempo de lo previsto anteriormente.
  • Los radiólogos pediátricos Thierry Huisman y Andrea Poretti están colaborando estrechamente con médicos y científicos del Brasil para entender mejor el espectro de los trastornos encefálicos y las lesiones en niños con microcefalia asociadas a la infección prenatal del virus del Zika. Esta colaboración dio lugar a una publicación reciente con los hallazgos de las exploraciones por TAC de las cabezas de niños con microcefalia e infección congénita por el virus del Zika. Hoy por hoy, el equipo está en vías de realizar la evaluación de los resultados de las resonancias magnéticas cerebrales en casos confirmados de niños con infección prenatal por el virus del Zika. Además, el equipo forma parte de un consorcio internacional cuya meta es desarrollar una plataforma de intercambio de datos por internet de imágenes de fetos y recién nacidos con microcefalia congénita e infección por el virus de Zika.
  • Los neurocientíficos especialistas en células madre Guo-li Ming and Hongjun Song simulan y estudian los efectos del virus del Zika en cerebros en desarrollo, valiéndose de células cerebrales que cultivan en su laboratorio con células madre pluripotentes inducidas. Sus investigaciones fueron las primeras en sugerir que el zika causa la microcefalia cuando el virus ataca los citoblastos que forman el cerebro, conocidos como células progenitoras neurales. Su trabajo más reciente se concentra en el estudio de los “mini-cerebros” –pequeñas estructuras tridimensionales con muchas de las características de los cerebros humanos en desarrollo.
  • El neurólogo Carlos Pardo Villamizar es el investigador principal del Estudio de Neurovirus Emergentes en las Américas (NEAS, por sus siglas en inglés) bajo la dirección de múltiples centros médicos en Centro, Norte y Sudamérica. El objetivo del estudio es entender más a fondo la conexión que existe entre los virus de transmisión por la picadura de mosquitos como el virus del Zika y las enfermedades que afectan el sistema nervioso, como el síndrome de Guillain-Barré y la microcefalia. También busca establecer un registro exhaustivo con las historias clínicas de pacientes con inicios de las patologías neurológicas conexas a las enfermedades de transmisión por la picadura de mosquitos. Lo que el NEAS espera lograr es mejorar la manera en que entendemos estas enfermedades para saber cómo ocuparnos mejor de los pacientes afectados por ellas.