Skip Navigation

Trasplantes de médula ósea en niños: Lo que necesita saber

Una doctora ausculta el corazón de una niña que sonríe divertida.

Existen muchas razones por las cuales su hijo podría necesitar un trasplante de médula ósea (TMO). Un niño puede necesitar un TMO porque las células sanguíneas dentro de los huesos han dejado de funcionar adecuadamente a causa del cáncer u otras enfermedades hematológicas. Un TMO le permite a los médicos reemplazar la médula ósea enferma por células sanguíneas sanas provenientes de un donante compatible.

Solicite una cita:

Conozca sobre nuestros servicios de conserjería médica.

 

+1-443-863-4150 o +52-5585263760 (México)
 

Contáctenos

El trasplante de médula ósea en niños: Lo que necesita saber

  • La médula ósea es el tejido blando, esponjoso que se encuentra en el interior de los huesos. Ayuda a los huesos a fabricar y almacenar la mayoría de las células del sistema circulatorio y del sistema inmunitario del cuerpo.
  • Las células sanguíneas capaces de dar origen a otras células sanguíneas se denominan células madre. Las células madre son importantes, pero también lo son las otras células sanguíneas, como las células T, que combaten el cáncer.
  • Las enfermedades por las cuales un niño podría necesitar un TMO incluyen la leucemia aguda y crónica, los linfomas de Hodgkin y no Hodgkin, los sarcomas, los tumores cerebrales, los síndromes de insuficiencia de la médula ósea y las enfermedades hereditarias que afectan los sistemas inmunitario y metabólico.
  • Un TMO puede:
    • Reemplazar una médula ósea enferma y no funcional por una médula sana y funcional (para enfermedades como la talasemia, la anemia aplásica y la anemia drepanocítica o falciforme).
    • Regenerar un nuevo sistema inmunitario que combatirá la leucemia aún existente o residual y otros tipos de cáncer que no pudieron erradicarse con la quimioterapia o la radiación administradas antes del trasplante.
    • Reemplazar la médula ósea y restablecer su funcionamiento normal después de haber aplicado altas dosis de quimioterapia o radiación para tratar alguna enfermedad maligna como la leucemia o el linfoma.
    • Reemplazar la médula ósea por una médula ósea genéticamente sana y funcional para prevenir mayor deterioro por el proceso de avance de una enfermedad genética (como el síndrome de Hurler y la adrenoleucodistrofia).

¿Por qué elegir a Johns Hopkins para el trasplante de médula ósea de su hijo?

Avances en los trasplantes de médula ósea

Los médicos del Hospital Johns Hopkins han estado realizando trasplantes en niños desde los años setenta. Nuestros especialistas han trasplantado desde bebés de apenas 5 libras de peso hasta adolescentes y adultos jóvenes.

Uno de los avances logrados en Johns Hopkins es el uso seguro y exitoso de los donantes haploidénticos o semicompatibles. Un donante es haploidéntico cuando se trata de un familiar, y la compatibilidad genética con el paciente o receptor es por lo menos un 50 por ciento idéntica.

Los donantes semicompatibles pueden usarse antes de la quimioterapia de "intensidad total" o de "intensidad reducida". La quimioterapia de intensidad total se usa frecuentemente en los niños, adolescentes y adultos jóvenes que padecen de leucemia o linfoma. Este régimen terapéutico destruye eficazmente las células de la sangre del paciente y el cáncer residual antes de trasplantar la médula ósea proveniente de un donante.

En los regímenes de intensidad reducida, los médicos administran solo una cantidad de quimioterapia suficiente para anular el sistema inmunitario del paciente, anulando también temporalmente la médula ósea. Esto permite que las células madre del donante reemplacen a la médula ósea defectuosa sin ocasionar tanto daño a otros órganos vitales como los pulmones, el hígado y los riñones.

Este procedimiento ha permitido incluir a una gama más amplia de donantes (por ejemplo, casi todos los pacientes tendrán un donante semicompatible adecuado) así como células madre de diversas fuentes, incluyendo la médula ósea, la sangre periférica y la sangre del cordón umbilical o la placenta. Desde que se descubrió el tratamiento hace más de diez años, los especialistas de Johns Hopkins han realizado más de 600 trasplantes semicompatibles en adultos y niños con varios tipos de cáncer y trastornos benignos que afectan la sangre y el sistema inmunitario.

Otros tipos de trasplante de médula ósea incluyen:

  • Trasplante de médula ósea autólogo (autotrasplante): Se toman las células madre del paciente, luego se crioconservan (congelan) y se almacenan para usarlas más tarde. Posteriormente, las células madre se descongelan y se vuelven a dar al paciente después de un tratamiento intensivo de quimioterapia. A menudo, también se usa el término "rescate" en lugar de trasplante de médula ósea autólogo.
  • Trasplante de médula ósea de donante no emparentado (alotrasplante): En este, se utiliza médula ósea o células madre genéticamente compatibles que provienen de un donante no emparentado.
  • Trasplante de sangre del cordón umbilical: Se toman las células madre del cordón umbilical, o de la placenta, inmediatamente después del nacimiento de un bebé. Las células madre se procesan, se tipifican, se cuentan y se congelan hasta el momento en que se necesiten para realizar un trasplante.

Hasta la fecha, en Johns Hopkins se han realizado más de 6.000 trasplantes de médula ósea. El programa es acreditado y reconocido en Estados Unidos como un centro oncológico integral designado por el Instituto Nacional de Cáncer. Como uno de los centros nacionales de referencia para trasplante de médula ósea, Johns Hopkins lleva a cabo más de 300 trasplantes cada año.

La atención a los pacientes hospitalizados se brinda en el edificio recién construido del Centro Pediátrico Charlotte R. Bloomberg, en una unidad con capacidad de 20 camas, que cuenta con sistema de filtro HEPA y dedicada exclusivamente al cuidado de pacientes oncológicos y de TMO. La atención ambulatoria se brinda en una clínica ultra moderna, localizada en el mismo piso que la unidad para pacientes internados.

Conozca a algunos de nuestros especialistas en trasplante de médula ósea en niños

En Johns Hopkins, un equipo de especialistas integrado por médicos, enfermeros con especialización avanzada (nurse practitioners), asociados médicos, trabajadores sociales y personal de enfermería hospitalario y ambulatorio atiende a los pacientes pediátricos. Conozca a algunos de nuestros especialistas en trasplante de médula ósea en niños:

El equipo de conserjería médica

Una coordinadora de cuidado hispano-hablante sonríe mientras conversa por teléfono

Nuestra meta es brindarle, tanto a usted como a su familia, una experiencia personalizada que los haga sentir en Johns Hopkins como si estuviesen en la serenidad de su hogar. Nuestro equipo de conserjes se encargará de asistirlo antes, durante y después de los servicios médicos que usted o su ser querido reciba. Un conserje médico será su persona de contacto y enlace con Johns Hopkins antes de que llegue, y se encargará de orientarlo y coordinar sus servicios médicos y su hospedaje.

Desde el principio hasta el final de su estadía, usted contará con un coordinador de asistencia médica familiarizado con su cultura y su idioma para ayudarlo con lo que necesite. Su coordinador lo llevará a sus citas médicas y estará a sus órdenes para ayudar con cualquier duda o inquietud que pueda tener.

Deseamos que tanto usted como su familia se sientan cómodos y sin estrés para que puedan concentrarse en su recuperación. Si desea solicitar una cita, si necesita ayuda planificando su viaje o si sencillamente necesita hacer alguna pregunta, por favor llámenos al 1-443-863-4150 o al +52-55-8526-3760, en México.