Skip Navigation
Search Menu
Articles & Answers

Ask the Expert

Virus del Zika: Responde la especialista en Medicina Materno-Fetal Jeanne Sheffield

Print This Page

A medida que el virus del Zika adquiere mayor relevancia a través de las Américas, se han ido incrementando los esfuerzos de concienciación y prevención para las futuras madres.

pregnant woman's belly

La Dra. Jeanne Sheffield, directora del Servicio de Medicina Materno-Fetal de Johns Hopkins, es una experta de renombre internacional en temas relacionados con el embarazo y las enfermedades infecciosas. Después de los brotes iniciales del virus del Zika en el 2015, trabajó con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el American College of Obstetricians and Gynecologists y la Sociedad de Medicina Materno-Fetal en la publicación de materiales de orientación para los proveedores de servicios de salud.   

Esto es lo que usted necesita saber sobre el virus del Zika:

¿Qué es el virus del Zika?

Respuesta: El Zika es un virus transmitido a los humanos a través de mosquitos infectados. Es parecido a la fiebre del dengue, la fiebre amarilla y el virus del Nilo Occidental.

La mayoría de las personas que contraen el Zika no presentan ningún síntoma. En quienes sí los presentan, los efectos de la enfermedad generalmente son muy leves: la fiebre, los dolores musculares y el sarpullido son los síntomas más comunes. Rara vez se ven personas que hayan desarrollado problemas por los cuales tengan que ir al hospital.

¿De qué forma se contrae el virus del Zika?

Respuesta: La mayoría de las personas contraen el Zika a través de la picadura de un mosquito infectado por el virus. El virus se puede transmitir sexualmente, a través del coito vaginal o del coito anal. Las futuras madres infectadas por el virus del Zika puede pasarlo al feto por medio del cordón umbilical o en el momento del parto. 

¿Por qué las mujeres embarazadas han sido particularmente afectadas por el virus del Zika?

Respuesta: El embarazo no necesariamente la vuelve a usted más vulnerable a contraer el virus, pero si está infectada por el Zika y lo transmite a su bebé, existe un riesgo más alto de que ocurran defectos congénitos. Hemos sabido de la existencia del Zika por décadas, pero no fue sino hasta el 2015, cuando ocurrió el gran brote epidémico en Brasil, que se identificó la conexión entre el virus y la microcefalia fetal, al igual que muchas otras anomalías. Recién entonces nos dimos cuenta de la importante repercusión del Zika.

Si el virus del Zika ha existido durante décadas ¿por qué recién ahora está generando preocupación?

Respuesta: Hay varias posibilidades sobre por qué el virus del Zika recién ahora se ha convertido en una preocupación:

  • Es posible que el Zika haya mutado y se haya vuelto más virulento.
  • Puede que una vez que llegó a las Américas haya podido transmitirse con más frecuencia.
  • Tal vez anteriormente se haya dado una infranotificación de los casos.

No tenemos total certeza en este momento, pero a medida que continuemos investigando y promoviendo la concienciación, aumentará la probabilidad de que se notifiquen más casos y se puedan hacer otros descubrimientos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han aconsejado a las mujeres embarazadas postergar sus viajes a más de 20 países de Centro y Sudamérica y el Caribe. ¿Por qué tienen estos países mayor riesgo de que ocurran brotes epidémicos de Zika?

Respuesta: Hasta este momento, en todos los países que figuran en la lista de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ya han ocurrido brotes epidémicos de Zika. Probablemente esto se deba a que estos países tienen climas más cálidos, que son idóneos para los mosquitos que transmiten el Zika. Estos mosquitos, principalmente de la especie Aedes aegypti, algunas veces también se encuentran en el sur de los Estados Unidos, por lo cual es apremiante promover la concienciación sobre el virus del Zika en los EE. UU.

¿Cuáles son los tratamientos actualmente disponibles contra el virus del Zika?

Respuesta: Aunque hay investigaciones en curso, actualmente no hay ningún tratamiento contra el virus. En este momento, solo es posible brindar alivio para los síntomas como fiebre o sarpullido relacionados con la enfermedad. Lo más importante para las mujeres es tomar medidas preventivas.

Además del alerta para viajeros emitida por los CDC, los gobiernos de muchos de los países afectados han indicado a las mujeres que posterguen el embarazo por algunos años. Estos importantes pasos resaltan la seriedad de este problema y la necesidad de tomar precauciones.

En general, la mejor forma de prevención es limitar la exposición al virus evitando viajar a los países afectados. Pero si usted está embarazada, o está pensando en embarazarse, y tiene que viajar a las zonas afectadas, puede hacer lo siguiente:

  • Vista ropa de protección, como pantalones y camisas de manga larga. Evite dejar expuesta la piel lo más posible para prevenir las picaduras de mosquitos.
  • Use repelentes de insectos aprobados por la Agencia de Protección del Medioambiente (EPA), que son poco tóxicos para las mujeres embarazadas.
  • Hable con su ginecobstetra si va a viajar a una de las zonas afectadas o si viajó a alguna de ellas. Si bien aún las pruebas de detección del Zika no están ampliamente disponibles, mientras tanto, su médico puede contactar a los CDC para hacer evaluar sus análisis de sangre, de ser necesario. 

You May Also Like

woman breastfeeding

Think You Can’t Breastfeed After Implants? Think Again

Johns Hopkins expert Gedge Rosson, M.D. debunks the myth surrounding breastfeeding after breast surgery.

women on stationary bikes

Women: How Controlling Blood Sugar Benefits Your Heart

A high blood sugar level is commonly associated with diabetes. But did you know that it’s also related to heart disease? A Johns Hopkins cardiologist explains how—and why the danger seems to be especially high for women.

A stethoscope atop an EKG reading

Surprising Body Cues That Could Be a Heart Concern

We often brush off fatigue, shortness of breath and other issues as simple aging, or we chalk them up to hectic schedules. Those signs could be our body’s way of informing us something might be up with our heart health.