Skip Navigation

Lo que necesita saber: La parálisis facial y la cirugía reparadora

A la izquierda: Paciente antes del tratamiento de parálisis facial. A la derecha: Paciente después de recibir el tratamiento.

La parálisis facial implica una pérdida del movimiento voluntario de los músculos y los nervios de la cara. Si usted sufre de esta afección, es muy posible que no pueda mover las cejas, los labios u otros músculos de su rostro. La parálisis facial puede afectar su habilidad de sonreír y su apariencia en general. Si usted o algún ser querido padece de esta afección, el equipo de expertos de Johns Hopkins puede ayudarle a restaurar el equilibrio muscular del rostro, la simetría, el movimiento, y la habilidad de sonreír.

Solicite una cita:

Conozca sobre nuestros servicios de conserjería médica.

 

+1-443-863-4150 o +52-5585263760 (México)
 

Contáctenos

La parálisis facial y la cirugía reparadora: Lo que necesita saber

  • Los síntomas de la parálisis facial incluyen la flacidez muscular en un lado de la cara, debilidad e inhabilidad de mover los músculos en un lado del rostro. La parálisis por lo general está ligada al daño en uno de los nervios del cráneo, los cuales controlan todos los movimientos faciales.
  • Si usted no puede parpadear, levantar las cejas, sonreír o expresar emociones con su cara, es casi seguro que tiene parálisis facial. La falta de tratamiento puede provocar serios daños en el ojo y también estamos muy al tanto de que estos síntomas pueden hacer que se sienta inseguro con su apariencia física.
  • Otros síntomas de parálisis facial que también puede notar son: babeo, trastornos del habla y obstrucción nasal.
  • Su parálisis facial puede haber sido causada por un neurinoma del acústico (un tumor benigno mejor conocido como schwannoma vestibular), parálisis de Bell (un incidente inexplicable de debilidad muscular o parálisis del nervio facial), un tumor en la glándula carótida o lesiones traumáticas.
  • Si usted no ha podido mover uno o ambos lados de su cara desde que nació, entonces lo que tiene es lo que llamamos una parálisis facial congénita. Esto puede afectar a personas de cualquier edad, incluso a niños y ancianos.
  • Un examen físico ayudará a su médico a determinar si usted tiene una parálisis facial. Para descartar la presencia de tumores en los nervios o el cerebro, una apoplejía e infecciones como posibles causas de la parálisis, es posible que le hagan resonancias y tomografías (RM y TAC).
  • Los tratamientos para la parálisis facial varían. En Johns Hopkins, diseñamos un plan de tratamiento para cada paciente que puede incluir una de estas variantes: fisioterapia, terapias con soluciones inyectables, intervenciones quirúrgicas de mínima invasión, técnicas de microcirugía y otros procedimientos quirúrgicos.
  • El tipo de tratamiento que su médico usará para ayudarle a recobrar el movimiento en su cara dependerá del tiempo que lleva con parálisis y de la condición de sus músculos faciales, si se le han atrofiado por completo.

¿Por qué optar por Johns Hopkins para recibir tratamiento de parálisis facial?

Los avances en la parálisis facial y la cirugía reparadora

Johns Hopkins es uno de los principales hospitales en el mundo para la cirugía reparadora y las investigaciones de la parálisis facial. Nuestros equipos médicos han completado más de 2.000 intervenciones en los últimos 15 años. Cirujanos de todas partes de los Estados Unidos y del mundo viajan a nuestro hospital para aprender la técnica quirúrgica de reanimación facial con nuestros especialistas. Estas son las razones:

Nuestros cirujanos cuentan con la habilidad única de tratar la parálisis facial con:

  1. Sus conocimientos en microcirugía de punta, entre ellos los que se concentran en la reparación de la capacidad funcional de los nervios faciales.
  2. Sus habilidades quirúrgicas, entre ellas: el estiramiento facial, la cirugía de párpados, el levantamiento de cejas, la quimioexfoliación o abrasión, la exfoliación por láser, el uso correcto de rellenos faciales y Botox, y la lipotransferencia de una parte del cuerpo a otra.

Nuestros cirujanos han refinado varias de las técnicas quirúrgicas para tratar con eficacia todas las fases de la parálisis facial:

La transferencia muscular: Esta técnica conlleva la transferencia de músculos de una parte del cuerpo a otra—por lo general, del rostro, el cuello o la pierna—hacia la cara. Algunos de los músculos y los tendones conexos que frecuentemente se transfieren son el temporal, el digástrico y el grácil (gracillis).

El injerto de nervio: Esta técnica incluye la transferencia de nervios de distintas partes del cuerpo hacia la cara para garantizar que pueda tener mayor movimiento—y hasta sensibilidad—en el rostro; lo que le permitirá tener un mejor control de los músculos faciales. Estos pueden incluir el injerto del nervio maseterino, un injerto cruzado de nervio, el injerto del nervio hipogloso al nervio facial, entre otros.

La reparación de los párpados y las cejas: Si tiene un párpado caído tan severo que le nubla el campo visual, nuestros cirujanos pueden reubicarlo para reparar la función y la apariencia de su ojo. Si no puede parpadear, o le cuesta hacerlo, pueden insertar una pequeña cadena de platino en el párpado para que pueda cerrar y proteger el ojo. También pueden hacer un injerto de nervio para que recobre la sensibilidad del ojo y este pueda quedar protegido.

Le presentamos a algunos de nuestros especialistas en parálisis facial

Johns Hopkins cuenta con un grupo de cirujanos plásticos faciales diplomados (board certified) dedicados a ofrecer tratamientos médicos excepcionales para pacientes que desean algún tipo de cirugía facial estética, cirugía reparadora o rehabilitación facial.

Algunos de nuestros especialistas son:

El equipo de conserjería médica

Una coordinadora de cuidado hispano-hablante sonríe mientras conversa por teléfono

Nuestra meta es brindarles, tanto a usted como a su familia, una experiencia personalizada que los haga sentir en Johns Hopkins como si estuviesen en la serenidad de su hogar. Nuestro equipo de conserjes médicos se encargará de asistirle antes, durante y después de los servicios médicos que recibirá. Un conserje médico será su persona de contacto y enlace con Johns Hopkins antes de que llegue, y se encargará de orientarlo y coordinar sus servicios médicos y su hospedaje.

Desde el principio hasta el final de su estancia, contará con un coordinador de asistencia médica familiarizado con su cultura y su idioma para ayudarlo con lo que requiera. Su coordinador lo llevará a sus citas médicas y estará a sus órdenes para ayudar con cualquier duda o inquietud que pueda tener.

Deseamos que, tanto usted como su familia, se sientan cómodos y sin estrés para que puedan concentrarse en su recuperación. Si desea solicitar una cita, si necesita ayuda planificando su viaje o si sencillamente necesita hacer alguna pregunta, por favor llámenos al 1-443-863-4155 o al +52-55-8526-3760 en México.