Skip Navigation

La implantación y rehabilitación coclear: Lo que necesita saber

Un niño con implantes cocleares se comunica con su audióloga.

La audición es más que la detección de sonidos. Lo que oímos afecta nuestra habilidad de aprender y cómo percibimos el mundo que nos rodea. En adultos, la sordera parcial puede tener un impacto negativo con las interacciones sociales, las habilidades laborales y la salud, en general. En niños pequeños, la sordera parcial severa puede ser una barrera que impide el desarrollo normal de las habilidades lingüísticas y sociales. El implante coclear es un tratamiento para personas que son sordas o que tienen una discapacidad auditiva. Es un dispositivo electrónico pequeño que mide y procesa sonidos, para luego estimular el nervio auditivo para que la persona que no puede oír, pueda hacerlo.

Solicite una cita:

Conozca sobre nuestros servicios de conserjería médica.

 

+1-443-863-4150 o +52-5585263760 (México)
 

Contáctenos

El implante coclear: Lo que necesita saber

  • Debe considerar el implante coclear si:
    • tiene sordera parcial severa bilateral (en ambos oídos)
    • tiene audición en ambos oídos, pero con poca claridad
    • se pierde la mitad o más de lo que se habla aun con el uso de prótesis auditivas
    • depende demasiado de la lectura de labios aun con sus prótesis auditivas
  • El implante coclear tiene dos piezas. La pieza externa se encuentra detrás de la oreja y capta sonidos con un micrófono. Luego procesa esos sonidos y los transmite a la pieza interna implantada.
  • La pieza que se implanta se coloca debajo la piel detrás de la oreja durante una operación quirúrgica, en el centro de servicios ambulatorios. Un cable delgado y electrodos pequeños se conectan a la cóclea, la cual forma parte del oído interno. El cable envía señales sonoras al nervio coclear, el cual a su vez envía la información auditiva al cerebro para producir la sensación de audición.
  • Aunque la audición “normal” no llega a restaurarse, con la debida terapia y la práctica puede aumentar la concienciación de los sonidos y, la lectura de labios y la audición pueden facilitarse.
  • Nuestros audiólogos recomiendan que los niños obtengan un implante coclear lo antes posible, ya que eso puede ayudar al cerebro del niño a conseguir acceso a sonidos necesarios para las destrezas lingüísticas. La edad más temprana en la que un niño puede tener la operación para un implante coclear depende de su tamaño y salud, aunque la mayoría de los niños pueden ser operados entre los 10 a 12 meses.
  • También recomendamos la intervención temprana para los adultos que están perdiendo su capacidad auditiva.
  • No hay una edad límite para implantar un dispositivo. Los adultos entre los 80 y 90 años de edad con implantes cocleares implantados en Johns Hopkins, han respondido muy bien.
  • Para los pacientes que todavía pueden escuchar muy bien los sonidos graves (tonos bajos), pero que tienen una sordera parcial severa con los sonidos agudos (tonos altos), existe un implante coclear especialmente diseñado para ayudarles. Este puede proporcionar la manera de usar una prótesis auditiva para los sonidos graves y el implante coclear para los sonidos agudos.
  • La rehabilitación e instrucción después de la operación quirúrgica son muy importantes para lograr los mejores resultados con la activación de la audición. A los pacientes que viajan a Baltimore desde el extranjero para hacerse la operación, les recomendamos la terapia con los audiólogos y fisioterapeutas rehabilitadores de Johns Hopkins durante los primeros meses después de la operación. Después de eso, ayudaremos a los pacientes a contactar con audiólogos y fisioterapeutas de rehabilitación auditiva en sus países, para recibir asistencia prolongada.
  • Para determinar si usted es un buen candidato para el implante coclear, recomendamos que se reúna con uno de los especialistas en implantes cocleares de Johns Hopkins. Él o ella le hará una evaluación de las estructuras de sus oídos y también una evaluación auditiva y médica completa.
  • Si está pensando en hacerse un implante coclear, sería bueno que considere lo siguiente:
    • Los implantes cocleares no restauran la audición a un nivel normal. En un mínimo de casos, no ayudan para nada.
    • Puede perder lo que le queda de capacidad auditiva natural en el oído donde se coloca el implante.
    • Es posible que tenga que usar pilas (baterías) nuevas o recargables cada día.
    • Deberá remover la pieza externa del implante cuando se bañe (en la tina o en la ducha) o haga natación.
    • El imán del implante coclear causa la distorsión de imágenes en una RM. A las personas con implantes cocleares se les requerirá un vendaje para la cabeza o, en ciertos casos, una operación para remover temporalmente el imán antes de hacerse una resonancia magnética.
    • El implante puede dañarse durante un accidente o al practicar deportes.
    • Alrededor de un por ciento de los implantes cocleares eventualmente fallan. En esos casos, una segunda operación es necesaria para reemplazar el implante.
    • El implante coclear no es la mejor solución para todos. Para saber si un implante coclear es la mejor opción para usted:
      • Tendrá que someterse a una exploración física y audiometrías (pruebas auditivas) para determinar su hipoacusia (pérdida auditiva).
      • Le harán estudios diagnósticos con imágenes para visualizar las estructuras de sus oídos. Estos pueden incluir escáneres TAC (CT scan en inglés) y/o RM (MRI en inglés).
      • Quizá tenga que ver a un psicólogo o a otro consejero.

¿Por qué optar por Johns Hopkins para su implante coclear?

La cirugía de implante coclear: Qué puede esperar

El dispositivo coclear de dos piezas

Los implantes cocleares se realizan en un hospital o clínica. En Johns Hopkins, es una cirugía ambulatoria (cirugía sin ingreso al hospital) que dura entre dos a cuatro horas. La mayoría de los pacientes regresan a sus hogares o a un hotel varias horas después de la operación. Se realiza bajo anestesia general para que el paciente esté totalmente dormido mientras lo operan. El cirujano hace una pequeña incisión detrás de la oreja para obtener acceso al hueso mastoideo. Al identificar el nervio facial, el cirujano crea una abertura para acceder a la cóclea e insertar los electrodos en la cóclea.

El cirujano coloca (implanta) un dispositivo electrónico llamado receptor-estimulador debajo de la piel detrás de la oreja, anclándolo al hueso. Después de cerradas las incisiones, lo llevarán al postoperatorio para su recuperación donde estará bajo vigilancia. Pasadas un mínimo de dos horas de observación, será dado de alta.

Antes de la activación del dispositivo implantado tendrá tiempo suficiente para sanar y recuperarse por completo después de la operación. Unas cuatro semanas después de la operación, las piezas externas del implante coclear serán colocadas. Estas incluyen un micrófono y un procesador de habla. En ese momento, el procesador de habla es programado y activado, haciendo que el procesador de la pieza interna estimule el nervio coclear en respuesta a los sonidos que recibe.

Las citas con un audiólogo (para ajustar la configuración) y un fisioterapeuta de rehabilitación auditiva (para ayudar al cerebro a utilizar las señales sonoras que recibe del implante coclear) por lo general continúan durante los primeros tres a seis meses y luego van cambiando de frecuencia, según el progreso del paciente.

Conozca a algunos de nuestros especialistas

En Johns Hopkins ofrecemos un enfoque integral para la implantación coclear. Nuestro programa de implantación coclear es uno de los más grandes en los EE.UU. Nuestros expertos brindan décadas de experiencia en una variedad de disciplinas, entre ellas: educación, audiología, cirugía de los oídos, foniatría y patología del lenguaje, psicología y tecnología de imágenes.

El equipo de conserjería médica

El dispositivo coclear de dos piezasUna coordinadora de cuidado hispano-hablante sonríe mientras conversa por teléfono

Nuestra meta es brindarle, tanto a usted como a su familia, una experiencia personalizada que los haga sentir en Johns Hopkins como si estuviesen en la serenidad de su hogar. Nuestro equipo de conserjes se encargará de asistirlo antes, durante y después de los servicios médicos que usted o su ser querido reciba. Un conserje médico será su persona de contacto y enlace con Johns Hopkins antes de que llegue, y se encargará de orientarlo y coordinar sus servicios médicos y su hospedaje.

Desde el principio hasta el final de su estadía, usted contará con un coordinador de asistencia médica familiarizado con su cultura y su idioma para ayudarlo con lo que necesite. Su coordinador lo llevará a sus citas médicas y estará a sus órdenes para ayudar con cualquier duda o inquietud que pueda tener.

Deseamos que tanto usted como su familia se sientan cómodos y sin estrés para que puedan concentrarse en su recuperación. Si desea solicitar una cita, si necesita ayuda planificando su viaje o si sencillamente necesita hacer alguna pregunta, por favor llámenos al 1-443-863-4150 o al +52-55-8526-3760, en México.