Skip Navigation

Las afecciones para las que ofrecemos tratamiento: Astrocitomas Cerebelosos

Doctor examina un bebe mientras su mamá lo sostiene

El glioma es un tipo común de tumor que se origina en el cerebro. Los gliomas crecen en las células gliales (o neurogliocitos) que se encuentran en el cerebro y a menudo se entrelazan con tejidos cerebrales sanos. Casi la mitad de todos los tumores cerebrales infantiles son astrocitomas cerebelosos. Estos son más comunes en niños de de 5 a 8 años. Un aspecto favorecedor es que los niños cuentan con una mejor probabilidad de sobrevivir un tumor cerebral que los adultos. Además, sus tumores cuentan con una menor probabilidad de cambiar y evolucionar a un tumor más serio. Tener a un niño con un tumor cerebral afecta a toda la familia. En Johns Hopkins, ofrecemos tratamiento, no solo para el niño afectado, sino para toda su familia. A manera que nuestros equipos médicos van abordando los distintos tratamientos que serán necesarios, los especialistas en vida hospitalaria infantil y trabajadores sociales proveen apoyo y educación al paciente y su familia, con materiales pertinentes y adecuados para su edad.

Astrocitomas cerebelosos: Lo que necesita saber

  • Los astrocitomas cerebelosos son tumores en las células gliales de los tejidos conectivos conocidos como astrocitos.
  • Normalmente son tumores benignos y pueden ser controlados con solo una operación quirúrgica.
  • En la mayoría de los casos se encuentran en el cerebro (formado por los dos hemisferios cerebrales), pero también en el cerebelo (situado en la base del cerebro).
  • Existen cuatro tipos de astrocitomas cerebelosos en niños:
    • Astrocitoma pilocítico juvenil (grado I): El astrocitoma pilocítico juvenil se desarrolla en el cerebelo, crece lentamente y casi siempre es quístico (lleno de líquido). Por lo general, único tratamiento es la extirpación quirúrgica.
    • Astrocitoma difuso (grado II): Este tipo de tumor infiltra los tejidos cerebrales circundantes sanos, lo que hace difícil la extirpación quirúrgica. El astrocitoma difuso puede causar convulsiones.
    • Astrocitoma anaplástico (grado III): Este tumor maligno puede provocar síntomas como debilidad, cansancio, caminata inestable y disminución patológica de la sensibilidad.
    • Glioblastoma multiforme (grado IV): Este es el tipo de astrocitoma más maligno. Crece rápidamente y aumenta la presión en el cerebro.
  • Las causas exactas de los tumores infantiles del cerebro y de la médula espinal se desconocen.
  • Si su niño está manifestando señales de torpeza en una mano, marcha inestable (se tambalea hacia un lado), dolores de cabeza y vómitos, convulsiones, entumecimiento, cambios en su personalidad o debilidad en los brazos o las piernas, vea a su doctor de inmediato. Estos problemas casi siempre son signos comunes de un tumor glioma.
  • El tratamiento habitual para este tipo de tumor es la operación quirúrgica. Si no es posible realizar una extirpación total, la quimioterapia y la radioterapia pueden ser de mucho beneficio. La mayoría de estos tumores pueden tratarse simplemente con una operación y a veces con tratamientos complementarios posquirúrgicos.

Recursos para pacientes

Visite la Biblioteca Virtual en Salud donde podrá aprender más sobre los gliomas (en inglés)

Aquí puede ver al Dr. Alan Cohen, jefe de la división de neurocirugía pediátrica, contestando preguntas frecuentes sobre los tumores cerebrales infantiles.

¿Por qué escoger a Johns Hopkins para el tratamiento de un astrocitoma cerebeloso?

Adelantos médicos en el tratamiento de los astrocitomas cerebelosos

El neurocirujano pediátrico, Edward Ahn, reivsa imágenes médicas

Los niños con tumores cerebrales requieren atención médica especial debido a que sus cerebros y cuerpos aún están en desarrollo. El tratamiento dependerá del tipo, tamaño y localidad del tumor y de la salud general del niño.

Para los tumores de un grado histológico bajo, una cirugía es generalmente suficiente. Para los tumores de grado histológico elevado, el tratamiento generalmente incluye una combinación de operación quirúrgica, radioterapia (excepto en los niños más pequeñitos) y quimioterapia.

Ahora que se encuentra luchando por la salud de su niño, también estará pensando en sus opciones para el futuro. En Johns Hopkins estamos al frente de los tratamientos médicos de los cánceres infantiles y podemos brindar opciones que protegerán y conservarán su fertilidad?

El tipo de operación quirúrgica más común para extirpar un tumor cerebral se llama craneotomía. Este procedimiento requiere de una incisión en el cuero cabelludo para remover un pedazo del hueso del cráneo. Después de abrir el cráneo, el neurocirujano extirpa el tumor, o remueve tanto cuanto sea posible, procurando no causar daño al cerebro.

Maneras en que Johns Hopkins mejora los resultados de una operación quirúrgica

Nuestros neurocirujanos emplean las técnicas quirúrgicas y diagnóstico por imágenes más avanzadas para mejorar los resultados de las operaciones quirúrgicas de los tumores infantiles cerebrales y de médula espinal. Estas técnicas permiten a los neurocirujanos planear y realizar la operación con precisión y emplear los métodos más accesibles de mínima invasión.

 Algunas de las técnicas son:

  • Resonancia magnética intraoperatoria, la cual permite realizar resonancias magnéticas o tomografías computarizadas durante el transcurso de la operación en el quirófano, y ayuda a los neurocirujanos a extraer tumores cerebrales y de la médula espinal, de una manera segura y eficaz.
  • Cirugía estereotáctica guiada por imágenes es una técnica quirúrgica que emplea computadoras muy especializadas para localizar y extraer los tumores en el cerebro o la médula espinal, que de lo contrario serían imposibles de operar.
  • Cartografía cerebral intraoperatoria, esta neurocirugía que se realiza mientras el paciente está despierto, pero sedado, para extirpar tumores que de lo contrario no podrían ser operados.
  • Neuroendoscopía es una cirugía de mínima invasión para remover una porción del cerebro y la médula espinal por medio de una pequeña incisión en el cráneo, o por la boca o fosas nasales utilizando cámaras muy pequeñas e instrumentos. Esta técnica minimiza la manipulación del cerebro y permite una mejor recuperación después de la operación.

Conozca a nuestros especialistas en astrocitomas cerebelosos

Cuando un niño recibe un diagnóstico de un tumor cerebral o de médula espinal, un equipo multidisciplinario de especialistas de Johns Hopkins que incluye neurooncólogos, neurocirujanos, neuropatólogos y neuroradiólogos, trabajan en unísono para determinar cuál será el tratamiento óptimo. A continuación, le presentamos a algunos de nuestros neurocirujanos:
 

El equipo de conserjería médica

Una coordinadora de cuidado hispano-hablante sonríe mientras conversa por teléfono

Nuestra meta es brindarles, tanto a usted como a su familia, una experiencia personalizada que les haga sentir en Johns Hopkins como si estuviesen en la serenidad de su hogar. Nuestro equipo de conserjes se encargará de asistirlo antes, durante y después de su atención médica. El conserje médico será su enlace entre Johns Hopkins y usted antes de su visita, para ofrecerle guía y coordinación en sus servicios médicos y hospedaje.

Desde el principio hasta el final de su estancia, usted contará con un coordinador de cuidado médico familiarizado con su cultura y su idioma. Su coordinador le llevará a sus citas médicas y estará a sus órdenes en cualquier momento para responder a sus preguntas o dudas.

Deseamos que, tanto usted como su familia, se sientan cómodos y sin estrés para que puedan concentrarse en su recuperación. Si desea solicitar una cita, si necesita ayuda planificando su viaje o si simplemente necesita hacer alguna pregunta, por favor llámenos al +1-443-863-4150 o +52-5585263760 (México).